22 junio, 2007

14 junio, 2007

Para no volver


Eres como la sombra
Que desaparece en la mañana,
Como la lluvia que se va con el Sol,
Llegaste un día con tu aire sereno,
Tan lleno de gracia y distante,
Ahora te vas para no volver.
Como la huella en la orilla
Que se la lleva el mar,
Eres el que yace
Plácido sobre mí pecho,
El que observa y no despierta.
Escuchas con cariño
Mis versos de amor
Con la mirada callada,
Ahora después de todo y tanto
Te vas…

En la inmensidad

Cuando la noche sea
Más eterna que la mirada,
Y la luna más bella que tus manos,
Dejaremos el Sol
Listo para que amanezca.
Y si el cielo se une al mar
- en esa línea del horizonte –
Iremos en barco rumbo a las nubes
Para fundirnos con las estrellas
En medio de la inmensidad.