13 agosto, 2008

La opción de creer


A veces las cosas suceden y no las entiendes. Te formas tu propia idea y de ahí no sales, por mucho que quieras explicar y hacer comprender a la otra persona va a ser imposible. Es como si de pronto te pusieras a hablar con una pared, pretendiendo esperar respuesta.
Los humanos tenemos un gran defecto del que nadie se libra, y que es cometemos errores. Por culpa de estos herimos a personas, generalmente seres queridos. Pretendemos tener respuestas para todo, sin pensar que a veces la mejor respuesta es el silencio, o una mirada, o una lágrima.
Siempre tenemos muchas cosas que hacer y la vida es corta, quien sabe si te dará tiempo a realizar todos tus sueños.
Yo creo en todo lo que hemos conseguido a lo largo de los años. Pienso que nuestros logros a lo largo de la historia son gracias a las personas que han ido pasando por la tierra. A pesar de todo lo que sucede en el mundo creo en Dios, un ser supremo que está en algún sitio observando lo mal que nos estamos portando algunos. Que acepta a los creyentes y a quienes no lo son, porque cada persona es única y por lo tanto tiene ideas propias.

Necesitamos una vía de escape, para que cuando tengas un problema y no sepas como solucionarlo te pongas a rezar, o vayas a una Iglesia a encender una vela por ti o por algún ser querido, tan sólo por el hecho de que te reconforta, te relaja, te distrae.

Nadie está en posesión de la verdad absoluta y creo que si una persona decide adorar a un ser supremo y venerarlo es su opción, tan respetable como la de cualquiera. Algunas personas necesitan creer para tener esperanzas.
Observo a mi abuela como entrañable va a la Iglesia cada domingo, como le enciende una vela a mi abuelo y como reza por el. Eso es ilusión, esperanza y fe. La vida es así, llega un momento en que tienes que agarrarte a lo primero que ves y algunas personas deciden agarrarse a la fe.