20 noviembre, 2008

La inocencia


Dicen que ya no hay magia, que todo está perdido dentro de un mundo cruel y no sabemos que hacer. Parte de las vivencias que corresponden al pasado se han desarrollado con alegría, hemos superado tristezas y golpes, algunos de ellos han sido muy duros.
Pienso que las cosas son así, a pesar de lo que te va viniendo, eres feliz. Has sabido montar tu propio escenario para trabajar la escena a tu manera. No crees en el destino y te imaginas una página en blanco cada día, la cual tienes que escribir.
Ahora, en esta soledad de la mañana, cuando el Sol nace y despierta a los pájaros y a las flores, cuando el más bello rincón de los sueños es iluminado con la eternidad de los momentos que recuerdas, es la hora.
Porque a veces el silencio es la mejor respuesta, la mirada el fiel espejo del alma. Y si te levantas a media noche verás el brillo de La Luna, estrellas y quizá un ángel cruzar el cielo de forma fugaz. Todavía nos quedan bellas estampas para recordarnos que la magia es la inocencia que no se debe perder.